Laguna Grande de Gredos (Hoyos del Espino, Ávila)

Charca Esmeralda

La charca Esmeralda, a pocos pasos de la laguna Grande de Gredos. Arriba, a la izquierda, el pico Almanzor.

Llanura helada de otro planeta en invierno y espejo en verano donde se reflejan las más altas cumbres de Gredos, la laguna Grande es todo el año la atracción número uno de esta sierra abulense. A pesar de la romería que se organiza los fines de semana y del madrugón que hay que pegarse para aparcar en la plataforma, sigue valiendo la pena acercarse a ella. Y tanto.

Que una joya lacustre del tamaño de 16 campos de fútbol, enmarcada por un fiero circo de granito sobre el que señorea la más alta cumbre de Gredos y del sistema Central (pico Almanzor, 2.592 metros), sea admirada todos los fines de semana soleados por cientos (e incluso miles) de personas no es nada de extrañar, ni de lo que pueda culparse a nadie. El camino es una romería, es verdad, pero también es cierto que los domingueros andan muy comedidos, y que no veréis basuras, meoncillos cazando ranas, mozos pueblerinos despeñando cabras, ni barbaridades por el estilo, y que a pesar de la muchedumbre merece la pena subir a contemplar el paisaje más bello de Castilla.

Laguna Grande de Gredos

La laguna Grande, en verano. Por mucho que apetezca bañarse en sus aguas puras, está prohibido.

Hoy a la laguna Grande se sube descansadamente, en dos horitas y pico, desde la plataforma de Gredos, sita a 1.770 metros de altura, al final de una carretera de 12 kilómetros que nace en el pueblo de Hoyos del Espino. Pero antaño, cuando la comodidad del asfalto no existía y esas dos primeras leguas debían cubrirse a pie o en burro (como hacían, obligados por su oficio, los vaqueros o los contrabandistas que cruzaban la sierra por el puerto de Candeleda), no era un plan tan regalado, y de ahí seguramente que las gentes se inventaran mil pretextos para no acercarse a ella.

Había la leyenda (recogida por Camilo José Cela en Judíos, moros y cristianos) de una alta dama de la Vera de Plasencia, embrujada por un mal querer, que vivía en el fondo de la laguna haciendo desenamorarse a las doncellas que se miraban en sus aguas. Corría la hablilla (consignada por Pío Baroja en La dama errante) sobre bestias acuáticas capaces de devorar un buey y no dejar de él “más que los bofes, que sobrenadaban en la superficie del lago”. Y se contaba (como anotó el explorador Gregorio Aznar en su Viaje a la sierra y laguna de Gredos por su polo austral, en 1834) que la laguna se comunicaba subterráneamente con el mar, sin duda una convincente razón para no pisar un lugar en que, de un resbalón, podías acabar haciendo compañía a las merluzas del Gran Sol.

Subiendo hacia la laguna Grande

Camino de la laguna por los Barrerones. Hasta bien entrada la primavera, conviene llevar crampones.

Lo que no tiene ningún misterio es el camino que lleva hasta la laguna (ver mapa). Del gran aparcamiento (capaz para 150 vehículos, y aun así se llena temprano) que hay en la plataforma de Gredos, se sale andando por una senda empedrada cual calzada romana que sube zigzagueando hacia el puerto de Candeleda. A los diez minutos, no obstante, se presenta un desvío evidente (más que nada, porque es el que sigue todo quisque) a la derecha, que atraviesa el llano herboso del prado de las Pozas, cruza la garganta del mismo nombre por un vulgar puente de hormigón (que ya se podría mejorar un poco) y se encarama culebreando al ingente espolón rocoso de los Barrerones.

Panorámica del circo de Gredos

Panorámica invernal del circo de Gredos, las más altas, afiladas y hermosas cumbres del sistema Central.

Como a una hora y media del inicio, y al poco de rebasar la divisoria de los Barrerones por la cota de los 2.160 metros, se ofrece a la vista un panorama grandioso de cumbres y portachos: el Morezón (2.365 m.), los Tres Hermanitos, la portilla de los Machos (cabríos, se entiende), el Casquerazo (2.437 m.), el cuchillar de las Navajas, la portilla Bermeja, el Almanzor (2.592 m.), el cuchillar de Ballesteros, la Galana (2.568 m.)… Éste es, en definitiva, el vertiginoso circo de Gredos, la Plaza del Moro Almanzor o, al decir de los pastores, el Recuenco de Almanzor, a cuyos pies yace la laguna Grande que los mismos pastores bautizaron, en atención a su forma, como Riñón del Recuenco.

Laguna Grande de Gredos

La laguna helada y el arroyo que la alimenta, contemplados desde las vecindades del refugio Elola.

“La laguna de Gredos”, escribió Cela, “es un inmenso riñón de agua nítida y bien filtrada, de agua tan bella y pura que casi dan ganas de bebérsela”. Emplazada a 1.950 metros de altura (a una hora escasa bajando por un camino empedrado desde los Barrerones), la laguna tiene una longitud máxima de 600 metros, un profundidad de 40 y ocho hectáreas de superficie. Las truchas, y endemismos como el sapo de Gredos y la salamandra del Almanzor, son las bestias, no muy fieras, que la habitan. Y los únicos seres hechizados son los montañeros que ocupan todos los sábados el refugio Elola, en la orilla occidental, soñando con la ascensión dominical al pico Almanzor.

Antes de regresar por el mismo camino, merece la pena avanzar cinco minutos más, siguiendo aguas arriba el arroyo que alimenta la laguna, para arrimarse a la charca Esmeralda, una límpida poza con cascada y linfas de ese color, ideal para hacer fotos en invierno (como la que encabeza este post) y para darse un chapuzón en verano (echándole valor, eso sí, porque el agua corta como una radial).

Circo de Gredos

De regreso, un último vistazo al circo de Gredos y a la laguna Grande helada, bajo la luz del atardecer.

Cómo llegar. La plataforma de Gredos, punto de partida de la excursión, se encuentra a 84 kilómetros de Ávila, desde donde se va por la carretera N-502 hasta la Venta Rasquilla y por la AV-941 hasta Hoyos del Espino. Justo antes de entrar en Hoyos, aparece señalizada la AV-931 hacia la plataforma de Gredos. El acceso de vehículos a la plataforma está regulado los días de mayor afluencia: hay que pagar 2,5 euros por coche los fines de semana, festivos y puentes, así como todos los días de julio y agosto. Como el aparcamiento se llena rápido, lo mejor es madrugar, porque además el acceso es gratuito antes de las 8.00 en invierno y de las 9.00 en verano. Datos de la ruta. Marcha de 12 kilómetros (incluida la vuelta por el mismo camino) y una duración de 5 horas, con un desnivel acumulado de 600 metros. Dificultad: media (media-alta en invierno y hasta bien entrada la primavera, pues la nieve y el hielo complican mucho el avance, haciendo recomendable, si no imprescindible, el uso de raquetas o crampones). En todo caso, conviene llevar encima, impreso o en el móvil, el mapa del itinerario. Comer. La Mira de Gredos (Hoyos del Espino, 920 349 023): patatas revolconas, judías del Barco y ternera de Ávila, en un comedor con chimenea y vistas a la sierra; también es un alojamiento recomendable. Cafetería Drakar (Hoyos del Espino, 647 951 708): buenas tapas y carnes. La Galana (Hoyos del Espino, 920 349 179): restaurante Slow Food junto a la carretera que sube a la plataforma; dispone de casas rurales. Dormir. Refugio Elola (Laguna Grande de Gredos, 920 207 576 y 918 476 253): refugio de montaña de 65 plazas junto a la laguna, abierto del 1 de junio al 12 de octubre, y fines de semana y festivos el resto del año. El Milano Real (Hoyos del Espino; 920 349 108): hotel rural con cuidada decoración, buen restaurante, observatorio de estrellas y spa a 50 metros; lógicamente, no es barato. Cuarto de Milla (Hoyos del Espino; 615 94 60 26): alojamiento rural de reciente construcción, donde se ofrecen rutas a caballo. Más información. En la Casa del Parque de Sierra de Gredos (920 349 046) y en www.excursionesysenderismo.com, la mayor web de senderismo de la zona centro de España, con 600 itinerarios para todos los públicos.

Esta entrada fue publicada en senderos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>