Xàtiva y Gandía (Valencia): en casa de los Borgia

Xátiva

La Seu y el casco histórico de Xàtiva, vistos desde el mirador del Bellveret, subiendo al cerro del castillo.

Los Borgia fueron los Borja, antes de que italianizaran el apellido en Roma. Un frondoso árbol familiar que dio de todo, lo mejor y lo peor, y cuyas raíces hay que buscarlas en la ciudad de las mil fuentes, Xàtiva, y en el ducado de Gandía. Cinco siglos después, aquel árbol sigue muy vivo, inspirando best-sellers, películas, series televisivas e incluso videojuegos (Assassin’s Creed).

Dos papas: Calixto III y Ajejandro VI. Una envenenadora: Lucrecia. Un fratricida: César. Y un santo: Francisco. De todo hubo en el clan de los Borgia (o de los Borja, que tanto monta). En la variedad está el gusto. Por eso no ha dejado de interesar esta familia en 500 años. Y por eso gusta tanto Xàtiva, donde hay monumentos de todas las épocas y estilos, murallas y blasones, ruinas y miradores, jardines y fuentes tan generosas como la de los 25 caños. Cerca de esta última se alza, desde el siglo XIV, la iglesia de Sant Pere, donde bautizaron a Alejandro VI, y tampoco hay que andar mucho para llegar a la plaza que lleva su nombre y donde lo parieron. En la plaza dedicada a su tío, Calixto III, se yerguen la Seu y el Hospital Real. Y en lo que fue almudín o lonja de trigo hay un museo con varios lienzos de Ribera, otro hijo ilustre de Xátiva. El que gusta más al público, sin embargo, es un retrato de Felipe V pintado por un tal José Amorós. No vale nada, artísticamente hablando, pero un día alguien se acordó de que el rey había mandado quemar la ciudad en 1707, durante la guerra de Sucesión, y lo colgó bocabajo, para hacerle un feo póstumo. Es la variedad.

Museo del Almodí, en Xátiva.

Retrato de Felipe V colgado bocabajo a mala leche en el museo del Almodí, antigua lonja de trigo de Xàtiva.

Después de andar por las calles de la vieja ciudad, hay que subir al castillo. Lo mejor, lo más sano e instructivo, es hacerlo a pie, parándose para contemplar las ruinas de un palacio islámico del siglo XII, la encantadora iglesia de Sant Feliu (1265), el mirador del Bellveret (desde donde está tomada la primera foto del artículo) y la ermita de Sant Josep. En la fortaleza, erigida sobre restos ibéricos, romanos y árabes, hay una sala donde se explica la historia los Borgia, con un cuadro genealógico para saber quiénes eran hijos de quiénes en esta familia donde todos, hasta los papas, los hacían con alegría. Luego, de bajada, es buena idea detenerse en el hotel y restaurante Mont Sant para tomarse una horchata o lo que sea en su jardín de pinos piñoneros, palmeras, naranjos y limoneros, viendo cómo el último sol dora la muralla almenada que lo une, cual gigantesca cremallera, al castillo.

Patio del Palau Ducal de Gandí­a.

Palau Ducal de Gandía, donde vivió San Francisco de Borja. Once generaciones de la familia pasaron por él.

A 52 kilómetros de Xàtiva, junto a una costa que se abarrota en verano, está la (a pesar de ello) desconocida ciudad de Gandía, que también conserva espléndidos recuerdos de los Borja: la Seu gótica a la que Alejandro VI otorgó el rango de colegiata; la Alquería del Duc, una casona rural fortificada del siglo XVI; y el elegante Palau Ducal, donde vivió, entre otros muchos de su linaje, el santo Borja. Para acabar, y descansar de tanto monumento, se ha de ir a la playa norte de Gandía. Más allá del último edificio, hay dunas donde se refugian los amigos de la soledad. Y de la variedad.

Gandía y Xàtiva

Las playas de Gandía son el final lógico de la ruta. Y el hotel-restaurante Mont Sant, en Xàtiva, parada obligada.

Cómo ir. Xàtiva está a 62 kilómetros al sur de Valencia y tiene cómodo acceso por la autovía A-7. De Xàtiva a Gandía se va por la comarcal CV-610 hasta Benicolet y luego por la autovía CV-60. Ver mapa. Comer. Casa La Abuela (Xàtiva; 962 281 085): restaurante de toda la vida, donde se borda el arroz al horno. El Gourmet del Socarrat (962 272 790): vinoteca, delicatessen y tapería donde se picotean productos selectos en un ambiente informal. Mont Sant (Xàtiva; 962 275 081): cocina tradicional y de mercado en un pequeño gran hotel al pie del castillo, con 16.000 metros de jardines y piscina. Dormir. Tras acabar la ruta en Gandía, se puede pernoctar en este clásico destino de la costa valenciana, donde hay buenos hoteles de playa, como el RH Bayren Hotel & Spa o el Magic Aqua Villa Luz. Más información. Turismo de Xàtiva (962 277 507). Turismo de Gandía (962 877 788).

No vale nada, artísticamente hablando, pero un día alguien se acordó de que el rey había mandado quemar la ciudad durante la guerra de Sucesión y lo colgó bocabajo, para hacerle un feo póstumo.
Esta entrada fue publicada en viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>