Las misteriosas lagunas de Cañada del Hoyo (Cuenca)

Laguna de la Gitana (Cañada del Hoyo, Cuenca)

La Gitana, laguna con leyenda y aguas de color cambiante, en Cañada del Hoyo (Cuenca).

Lagunas encantadas que cambian de color y leyendas de jóvenes a los que Cupido ahogó en sus aguas. Un auténtico ‘expediente X’ en la Serranía Baja de Cuenca, a 36 kilómetros de la capital por la carretera de Teruel (N-420).

Las lagunas de Cañada del Hoyo no son unas lagunas cualquiera. Para empezar, no son ni siquiera lagunas, sino torcas, depresiones circulares a modo de cráteres, con los bordes sumamente escarpados, originadas por los caprichos de la erosión en la roca caliza. Pero, a diferencia de otras torcas que pueden verse en la serranía conquense, éstas se han anegado al alcanzar en profundidad el manto freático. Y, para más singularidad, está el color de sus aguas, que son de todos los verdes imaginables –verde botella, esmeralda, cardenillo…–, incluso cambiantes, un fenómeno que se explica por la precipitación del carbonato cálcico en cierta época del año, la más calurosa, pero que al común de los mortales, sobre todo a los de letras, se nos antoja tan misterioso como la licuación de la sangre de san Pantaleón.

Cuatro de las siete lagunas caen dentro de una finca privada, Siete Leguas, que sólo se puede visitar los fines de semana, y no sin pasar antes por taquilla, pero las otras tres –en realidad, las más grandes y espectaculares– son de acceso libre. Impresiona, la que más, la Gitana, un redondel perfecto de 132 metros de diámetro, con orillas escalonadas como un anfiteatro y aguas profundas (25 metros) e hipnotizadoras. Aguas que, según la leyenda, adquirieron un extraño verdor, más blanquecino de lo habitual, el día que una Julieta gitana se arrojó a ellas para matar la llama de su amor, contrariado por rivalidades familiares; un prodigio que volvería a repetirse todos los años por las mismas calendas, a principios de agosto. Lo cual ocurre, como hemos dicho antes, en la realidad.

Se puede dar una vuelta a pie por las lagunas, de cuatro kilómetros en total y un par de horas de duración, siguiendo la detalladas instrucciones que se ofrecen, acompañadas de un plano y de consejos prácticos, en la ruta 140 de www.excursionesysenderismo.com.

Cómo llegar. A Cañada del Hoyo se va, desde Cuenca, por la carretera de Teruel  (N-420). Tres kilómetros después de Cañada del Hoyo se halla el área de las lagunas. Comer y dormir. La Venta de los Montes (Cañada del Hoyo; 969 345 023): hospedería rural con 12 habitaciones con hidromasaje y restaurante de cocina casera. Los Palancares (Fuentes; 969 257 121): hostal rural con cocina a disposición de los huéspedes. La Melgosa (La Melgosa; 969 258 038): restaurante especializado en carnes a la brasa, cordero y cochinillo al horno. Información. Turismo de Cuenca (969 232 119).

Esta entrada fue publicada en lugares mágicos, senderos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las misteriosas lagunas de Cañada del Hoyo (Cuenca)

  1. ¡Gracias por compartir tu descubrimiento, efectivamente es un lugar mágico! Os dejo alguna escapada de leyenda por la zona para completar tu relato!!!
    http://www.turismocastillalamancha.com/busqueda/escapadas/?g=5%7C40.1883;-1.667;40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>